Conéctate Aprende Finanzas

Gestión de riesgos

4 consejos para entender la gestión de riesgos en PYMES
Comparte este artículo

Publicado por ConnectAmericas

Main Image

Vivimos en una era de cambio, rapidez e interconexión. Avances como la Internet, la globalización y las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial le apuestan a eliminar las fronteras físicas y virtuales unificando e integrando a las personas y sus dinámicas; a pesar de esto, es notoria la falta de preparación de empresas, gobiernos y personas para sobrellevar acontecimientos complejos. Para ejemplificar, la abundancia de información y acceso a esta no fue suficiente para evitar el shock económico y social causado por la pandemia global, que tomó a todos por sorpresa.  

Esta volatilidad está lejos de irse, y los expertos hablan sobre que nos encontramos en una “era de riesgos”. Sin embargo, no hay que alarmarse ni desmoronarse ante esta idea: no es que no existiera riesgo en la antigüedad, sino que nuestras herramientas para identificarlo, comprenderlo y manejarlo eran mucho menos sofisticadas, dejando al azar (o a la voluntad de los dioses) muchos resultados en diversos ámbitos de la vida y los negocios. Hoy, está en nuestras manos identificar, prever y gestionar los riesgos, sin importar el tamaño o la capacidad financiera de nuestras organizaciones. 

¿Cómo anticiparnos al riesgo?

Primero debemos entender el concepto de riesgo. Un riesgo es todo aquello que pueda generar una desviación en la trayectoria de una meta, aquello que ponga en peligro el logro de un objetivo o la integridad de algún activo de valor para nuestra organización. 

Ojo: un riesgo no es necesariamente un concepto negativo, también podría ocurrir que, debido a cambios en la tasa de cambio, por ejemplo, tengamos ganancias superiores a las esperadas. Esa es una desviación de las metas, ¡pero es una desviación que nos beneficia financieramente! 

Otros conceptos claves al hablar de riesgo son probabilidad e impacto.

La probabilidad nos habla de la posibilidad de que un evento ocurra y la frecuencia con la que pudiera ocurrir. El impacto nos habla del costo financiero de que el evento ocurra. 

Ahora que sabemos que un riesgo es todo aquello que pueda hacer que las cosas no salgan como las planeamos ¿qué necesitamos hacer?

  1. Identificar las actividades clave en nuestra empresa, los objetivos y estándares que tenemos para cada una de esas actividades: Por ejemplo, si en tu empresa se fabrican bebidas, va a ser importante que la fórmula siempre salga con unos estándares claros o que la máquina embotelladora se mantenga bien calibrada. Así como resulta relevante que los insumos que usas se mantengan en unos precios que permitan que tu operación sea rentable, etc.
  2. Identificar los activos clave en nuestra empresa, aquellos que, si se ponen en peligro, podrían afectar la continuidad del negocio. Por ejemplo, si alguien hurta tus inventarios o hackean la información de tu caja registradora esto podría llevar a incumplimientos, pérdidas económicas e incluso demandas legales.
  3. Identificar todas las posibles fuentes de riesgo que pudieran perjudicar o favorecer inesperadamente el logro de los objetivos. ¿Qué pondría en riesgo que la máquina embotelladora empezara a funcionar mal? Tal vez que el personal se salte los mantenimientos, o que los operarios le den un manejo inadecuado, o que los materiales no sean los recomendados y empiecen a dañar a la máquina…
  4. Aplicar las medidas de tratamiento para reducir nuestra probabilidad de pérdida: Debemos calcular, así sea a grandes rasgos, el tamaño de la pérdida que experimentaríamos si un riesgo se materializara. Este conocimiento va a ser importante, ya que no tendría sentido aplicar una medida que costara más que la posible pérdida que se supone que estamos previniendo. El riesgo se puede asumir, transferir, evitar, prevenir o proteger. 

Asumir un riesgo significa que ya identificamos el riesgo, pero decidimos no tomar medidas al respecto. Esto puede suceder cuando tomar medidas es más costoso que las pérdidas que se pudieran ocasionar si el riesgo se llegara a materializar. 

Transferir un riesgo significa que ya identificamos el riesgo, y compramos un seguro para que, si se materializa, los costos los asuma un tercero o por lo menos en parte.

Evitar un riesgo es eliminar la probabilidad de que el riesgo ocurra completamente, o disminuir completamente su impacto. Por ejemplo, si tenemos una ebanistería y vemos que la actividad de cortar la madera es muy riesgosa, podríamos decidir dejar de realizar la actividad por completo y empezar a comprar la madera ya cortada. O, si tenemos un producto que tiene muchos efectos secundarios sobre la salud de las personas, podemos decidir evitar el riesgo de recibir demandas eliminando el producto de nuestro portafolio.

Prevenir el riesgo tiene que ver con todo lo que se hace antes de que el riesgo se dé. Aquí es cuando establecemos políticas en las empresas, estándares y controles, y asignamos los responsables que se encargarán de monitorear y así prevenir que el riesgo ocurra.

Finalmente proteger es lo que hacemos cuando definitivamente no podemos no hacer la actividad riesgosa, pero buscamos disminuir el impacto negativo que pudiera tener. Por ejemplo, si tenemos una firma de construcción y nuestros obreros trabajan en alturas, nos aseguramos de protegerlos dándoles los equipos para que mientras realizan este trabajo, si hubiera un accidente, no sea fatal. 

Las grandes empresas realizan este proceso de identificación, evaluación, cuantificación y tratamiento de riesgos de forma constante, apoyados en tecnologías de última generación. Pero para comenzar con la gestión de riesgos en tu PYME basta con integrar en la mentalidad de todos tus colaboradores, desde directivos hasta operativos, esa consciencia y esa sensibilidad ante el riesgo, y que constantemente nos preguntemos ¿qué puede afectar que las cosas salgan como las planeamos?

 

   

 

Comparte este artículo

{{'LOADING_COMMENTS' | translate}}...
{{'NO_COMMENTS_YET' | translate}}
{{'TO_POST_A_COMMENT' | translate}}

Otros usuarios también vieron


Cargando...

Inicia sesión en ConnectAmericas

Al crear una cuenta en ConnectAmericas, aceptas
las Políticas de Privacidad y los Términos y Condiciones

Enter the e-mail you used when you registered for ConnectAmericas to create a new password