Conéctate Aprende Finanzas

MANAGEMENT

Las PYMEs pueden beneficiarse con la inversión extranjera directa

Según un informe reciente de la CEPAL, América Latina recibió US$ 102.951 millones en inversión extranjera directa en el primer semestre del 2013. Estos flujos fueron impulsados por la apertura de las economías en América Latina y el Caribe, que posibilitaron la llegada sobre todo de capitales de empresas transnacionales. Las PYMEs pueden obtener muchas ventajas ante esta situación, como por ejemplo ser más competitivas.

Comparte este artículo

Publicado por ConnectAmericas

Main Image

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que durante la mayor parte del siglo XX, la mayoría de los países de América Latina y el Caribe se caracterizaban por políticas económicas proteccionistas, el control de precios y una importante intervención del gobierno en la economía. Esas prácticas monopólicas reducían el potencial del comercio internacional y el crecimiento económico ligado a la inversión extranjera directa (IED).

Hacia la década de los 80, la mayoría de los países iniciaron la transición hacia economías más abiertas debido a una fuerte crisis de la deuda que se vivió en la región. A partir de los años 90, ya estaban aplicando importantes reformas estructurales: los gobiernos desregularon sus economías, privatizaron importantes empresas estatales e introdujeron leyes promoviendo la competencia. El resultado fue el comienzo de una nueva era en donde las condiciones para la IED (Inversión Extranjera Directa) mejoraron drásticamente, y comenzó a notarse su influencia en las economías y sociedades del continente.

 

El auge de la IED

La IED es uno de los fenómenos centrales del proceso de globalización y los principales agentes de estos flujos de capital son las empresas transnacionales. De hecho, la CEPAL estima que el 75% de las corrientes globales de IED están asociadas a las actividades de empresas transnacionales. Estas compañías generan un valor agregado que representa alrededor de una cuarta parte del producto interno bruto (PIB) mundial, son directamente responsables por dos tercios de las exportaciones, y más de la mitad del gasto en investigación y desarrollo (I+D) mundial. Esto constituye un escenario con un excelente potencial para desarrollar las economías y PYMEs de América Latina y el Caribe.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la región recibió US$ 102.951 millones en inversión extranjera directa en el primer semestre del 2013, un 6% más que en  el mismo periodo del año pasado. México fue el destino con mayor IED en la región con 23.847 millones de dólares, significando una fuerte expansión (158%) si se lo compara con el semestre pasado. Más de la mitad del flujo hacia este país se concretó con la compra de la cervecería Modelo por parte de la firma Belga Anheuser-Busch InBev, una operación de 13.249 millones de dólares.

La CEPAL indica que España es el país que más invierte en la región en términos de IED, seguido por los Estados Unidos de América (EE.UU.). Aproximadamente el 60% de las inversiones españolas afuera de la Unión Europea se encuentran en América Latina. Esto se explica por el proceso de privatizaciones que se dio en los años noventa, que le brindó oportunidades atractivas a las empresas españolas que estaban comenzando a implementar activas estrategias de internacionalización.

En la actualidad, las empresas europeas son responsables de la mayor parte (48%) de las nuevas inversiones (llamadas greenfield investment), que conducen a un efecto positivo sobre la creación de capacidad productiva, generación de empleo y la incorporación de las PYMEs a las cadenas productivas.

Clima de inversión

Gracias a importantes políticas macroeconómicas que se han realizado en los últimos años, la región es más resistente a la actual desaceleración de la actividad económica global. Aunque aún enfrenta retos importantes para promover un crecimiento más inclusivo. 

Según la OCDE, los países más atractivos son aquellos que cuentan con grandes reservas de recursos materiales o materias primas; además de aquellos que ofrecen capital humano eficiente y capacitado; o que estén relacionados con mercados desarrollados a través de acuerdos comerciales que incentiven la inversión.

Beneficios potenciales para PYMEs

Existe un vínculo importante entre la IED y los beneficios potenciales que le puede brindan a las PYMEs. Por ejemplo, un documento compilado por la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) revela las siguientes ventajas: la transferencia de conocimientos y tecnología, creación de empleo, mejora de las capacidades y desarrollo del capital humano y empresarial. Otros beneficios:

  • Proveedores: componentes, materiales y servicios que provienen desde adentro de la economía del país receptor, que puede crear nuevas oportunidades de mercado para las empresas locales.  Además, la productividad y la eficiencia de los proveedores locales pueden beneficiarse de efectos colaterales como consecuencia de la transferencia de conocimiento directo, mayores exigencias de calidad, y el aumento de los niveles de demanda.
  • Competidores: los inversores extranjeros pueden establecer nuevas normas y, por ende, las empresas locales tratar de equipararlas para competir. El igualarla calidad o norma de los productos con la competencia extranjera hace que la PYME sea más competitiva no solo a nivel local, sino también en el mercado internacional.
  • Socios tecnológicos: a veces las multinacionales se interesan en asociarse con PYMEs (joint-ventures) por la experiencia que ya tienen en el mercado local. Es común que se firmen acuerdos de licencias de proveedores de tecnología y alianzas estratégicas entre PYMEs e inversionistas extranjeros. Este tipo de cooperación es una característica común de las economías de mercado más maduras y fomenta la transferencia de conocimientos y de tecnología, y reduce los costos operativos para ambos actores.
  • Otros efectos indirectos: cuando el inversor extranjero dispone de métodos o tecnologías nuevas, el empresario local se siente estimulado a competir a través de su propia innovación o simplemente replicando los métodos de la empresa extranjera. Este fenómeno llamado “efecto de demonstración”, también incluye la influencia en el capital humano. Por ejemplo, cuando una empresa extranjera capacita y entrena a un empleado y luego esa persona abre una empresa propia para hacerle la competencia, o dedicarse a otro nicho de mercado.
Comparte este artículo

{{'LOADING_COMMENTS' | translate}}...
{{'NO_COMMENTS_YET' | translate}}
{{'TO_POST_A_COMMENT' | translate}}

Otros usuarios también vieron


Cargando...

Inicia sesión en ConnectAmericas

Al crear una cuenta en ConnectAmericas, aceptas
las Políticas de Privacidad y los Términos y Condiciones

Ingresa el email con el que te registraste
en ConnectAmericas para crear
una nueva contraseña